20.1.12

El Invernadero acaba su segunda etapa



Las becas Invernadero, que creamos desde Cienojos para el Centro Puertas de Castilla de Murcia, han llegado al final de su intensa y enriquecedora segunda etapa, durante la cual los doce ganadores han tenido que desarrollar la propuesta presentada en la convocatoria inicial, con la colaboración y el asesoramiento de los seis fotógrafos invitados (Aitor Lara, Ricky Dávila, Lurdes Basolí, Ricardo Cases, Xavier Ribas Carlos Spottorno) y el equipo de tutores. Al término de la misma, el jurado eligió a cinco de ellos para integrar la exposición itinerante, aunque la magnífica calidad de los doce proyectos desarrollados serán incluidos en la publicación final que presentaremos en torno al mes de abril, coincidiendo con la inauguración de la muestra. Nuestras más sinceras FELICIDADES a todos!

Los 5 proyectos seleccionados han sido:
  • Agus Bres, "iter"
  • Blanca Galindo, "Becoming ukrainian"
  • Eugeni Gay, "Dioses de alquitrán"
  • Lysandre St-Cyr Lamothe, "Trasplantar"
  • Lukasz Michalak, "From the social network"
***

Agus Bres
"iter"
Un día emprendes un viaje sin darte cuenta... Un viaje en el que el camino se adentra en un enorme desierto vacío y denso, donde avanzar tan solo te atrapa en esa enormidad asfixiante. Sin embargo, la única opción es atravesarlo, paso a paso. 
Dentro te sientes desorientado, sin rumbo, deambulas en círculos y todo indicio de salida es tan solo un espejismo. Un día te das cuenta de que alguien, a lo lejos, se va acercando con paso lento hacia tí. Se detiene justo en frente. Eres tú mismo... En ese instante, a tus pies, aparece el camino que buscabas. 
(La palabra iter proviene del latín y significa viaje, camino, recorrido. este es un recorrido por una etapa de mi vida, de la vida de cualquier persona).

***
Blanca Galindo
"Becoming ukrainian"
[…] La naturalidad no existe, y toda obra (sincera) es un autorretrato de su autor, a pesar de que éste no aparezca en la imagen […]

Manel Úbeda


Desde tiempos ancestrales, el ser humano, Homo Viator por excelencia, se ha conformado como una especie migrante. Desde las primeras culturas de cazadores o incluso en cantos tan antiguos como "La Odisea" de Homero vemos como el afán de conocer nuevos lugares, de ampliar horizontes, ha llevado a muchos individuos a trasladarse geográficamente.

Hace un año y medio, cuando volví a vivir a casa de mis padres, entablé algo de relación con Ana (empleada doméstica ucraniana que trabaja allí). De alguna manera siempre me he sentido identificada y también he sentido mucha admiración por estas mujeres inmigrantes. Muchas de las personas que emigran, que dejan una vida para empezar otra, se acogen al inconformismo y al afán de superación. Algunas dejan atrás episodios que desean olvidar (un marido alcohólico en muchas ocasiones); otros acumulan realidades paralelas. 
Acompañándolas en sus lugares de origen y en el que les acoge, he descubierto que yo era una de esas protagonistas y que sólo a través de la mirada del Otro se consuma la búsqueda de uno mismo. 
El 5 de Noviembre de 2011 mi mejor amigo tomó un vuelo hacia América Latina sin retorno. Ahora sé que yo también estoy lista para marcharme. 


***

Eugeni Gay
"Dioses de alquitrán"
Un chico admira boquiabierto a su ídolo en un concierto; una mujer, ya entrada en años, enloquece delante de un streeper; dos hombres a punto de llorar alaban a la Virgen del Rocio; un hombre subido a una farola alza los brazos celebrando que alguien ganó una copa; un chico desea una sombra; una virgen está en venta; una mujer mayor sentada piensa, a lo mejor, en la vida que le hubiera gustado tener; una pareja enferma pasea con sus antorchas pensando que se van a curar; una bengala es tirada al aire... 
A Dios lo deportaron... 
Lo echaron del lugar que ocupó durante 2000 años. Los que tenían que guardar y garantizar su sitio no lo supieron hacer y lo alejaron de las personas, las únicas que le dan la existencia. Ahora éstas se lo han quedado para si, pero en otras formas. 
La sociedad actual, como el alquitrán, tapa lo que no le convence, lo que ya no le es útil para seguir su ritmo, transforma y adapta todo a sus necesidades.
En occidente, el hombre, ser religioso por definición, se ha quedado sin referentes, las antiguas formulas ya no le funcionan, venera futbolistas, cantantes, monta fiestas desvinculadas de las divinidades, entra en éxtasis por un gol, un grito, un cuerpo... Los síbolos han cambiado, las identidades las marcan las camisetas de un color u otro, con un logo, una foto. Aunque los ritos y creencias, en esencia, son los mismos, seguir un modelo, tener fe, reunirse en comunidad, festejar, en definitiva dar sentido a nuestra vida.
www.eugenigay.com
***

Lysandre St-Cyr Lamothe
"Transplantar"

Es la penumbra, el silencio del establo. Parece que las aves ya no saben cantar. Los árboles, las rocas y el cielo irradian armonía. Las flores y el bosque tienen una olor más fuerte. Quiero fotografiar este sensación de tranquilidad. Intento transplantarme en el paisaje de la vida diaria del campo, trabajar con los campesinos con el fin de tener, yo también, poco a poco, la experiencia de la tierra y transformarme en un elemento familiar en el que pueden tener confianza. 
Y de estas imágenes que salen de mi experiencia de vivir en los campos de Suiza, Francia, España y Canadá, emana el sentimiento de paz que utilizo como un territorio común, uniendo estas fotografías.



***
Lukasz Michalak
"From the social network"
‘ Una vez más, la ambigüedad es irreductible.’ S. Zizek

El proyecto ‘From the social network’ nace en un contexto de una red social concreta, pero como consecuencia de años de consumo compulsivo de fotografía empleada, a modo de tarjetas de visita, en los perfiles personales por usuarios desconocidos. 
Por un lado acumula imágenes que los participantes usan para construir una ficción, una ficción personal con ellos mismos como protagonistas y de la que a lo sumo pueden/podemos ostentar el título de coautores… Por otro, reúne imágenes hechas cuando esta ficción se materializa en un encuentro que intento provocar una y otra vez (sin éxito en la mayoría de los casos) con la persona de carne y hueso, cuando dé con una imagen o un conjunto que me interese, por el cual me siento totalmente atraído o atrapado y que puede oscilar en su tipología desde un exhibicionismo desenfrenado a una abstracción total, ausencia de la persona.

El resultado de este encuentro es siempre imprevisible y distinto a lo esperado…
José Juan Luque Aranda
"Tarde para dormir"
Tarde para dormir es un imaginario del mundo en el que giro. Es una mezcla de amor, odio y dolor. Es mi historia contada a través de otros. Surge de la necesidad de llenar un vacío, de encontrarme por un momento conmigo, en soledad.

El proyecto no es un camino paralelo a la vida, es la vida misma, un estado de ánimo. Un mar de preguntas que nacen cada vez que aprieto el obturador. Es un diario mágico porque sueño con él. Sueño el mundo que quiero construir con esas imágenes latentes. Va más allá de un proyecto porque es algo de lo que ya no me puedo separar. Es un sueño real de luz y de palabras. Ha sido un proceso de búsqueda en el que cada día, con cada paseo, me descubría. Este soy yo amando al dolor, buscando su hermosura o quizá un alivio que a veces no sé ni si quiero que llegue.
***
Julián Garnés
"La Huerta"
La Huerta de Murcia es un cinturón tradicionalmente agrícola que rodea esta urbe del levante español. La ciudad se siente abrazada por este símbolo de un pasado estrechamente vinculado al campo. Esta es una idea emblemática que permanece anclada a la memoria colectiva de los habitantes de la zona.

La huerta es una lucha constante de avance y retroceso. La naturaleza trata de dominar al hombre ya sea a través de su juego seductor o de su esquiva paciencia. En otros casos es el hombre el que lucha por asentarse en ella como un ruido inoportuno que en muchos casos se prolonga en el tiempo perdiendo su intensidad pero sin que su presencia desaparezca por completo.

Este proyecto se centra en el valor cultural y social del paisaje como una condición inherente a todo entorno transitado por el hombre. Donde las tradiciones son un mero recuerdo, apenas esbozado, de un pasado que quedó lejos hace algunas generaciones.
www.garnesgarcia.com
***
Pascual Martínez
"Levitar sobre el dolor"
Una infancia plagada de recuerdos claro-oscuros y sin sabores son el punto de partida de esta reflexión, que se plantea como la necesidad de lo real más allá de la imagen. La autobiografía exige un relato, y para la construcción de esta narración, me he servido de tres fases de exploración; imágenes morosamente construidas en torno a la idea de la evocación, derivando a una levitación, una liberación del dolor, porque de nada sirve languidecer viviendo tras unas cortinas o cristales ahumados, no es sano, no ver a pleno día; y si ver significaba el contagio de la locura, deseaba esta locura. Un circunloquio de imágenes que ha permitido abrir muchas puertas, cerrando otras a la vez.

eldelgadoariol.carbonmade.com
***
Marian Venceslá
"Otro lugar que no existe" 
-“Papá, sujeta esta montaña de papel”-
Todo es normal aquí, todo es repugnantemente normal, quizá porque es aquí de donde vienen las cosas que me han visto crecer y por eso no hay encontronazo. A veces pienso que es como un escenario de teatro. Cuando a Soledad su hija le dijo que vivía en un lugar rodeado de montañas ésta se escandalizó y contestó: ¡cómo se te ocurre irte tan lejos, a un país donde no se ve a la gente venir!
-“Angelita, ¿puedes sentarte en esta silla y mantener el pájaro en la mano?”-
No quiero decir de qué lugar estoy hablando, porque quisiera que fuera un escenario intercambiable. Tampoco importa demasiado quien soy yo en este lugar, ya que quiero contar esta historia sin tratar de ser yo la protagonista de esos momentos, sino instar al espectador a que se sumerja en las imágenes como si fueran parte de un propio sueño.
-“¡Por favor, no te muevas, quédate así! Esto es exactamente lo que yo … ¡click!”-
Al buscar esa situación onírica en las cosas que ocurren en mi realidad cotidiana yo misma me sumerjo en una especie de realismo mágico que me hace ser una turista en mi propia vida. La cámara puede ser un instrumento mágico. Al encuadrar, ya estás reinterpretando, estás seleccionando fragmentos, momentos, generando intensidad en determinados gestos y llevándolos al terreno de la narración.
-“Hagan como si nada, voy a tomar unas fotos de eso que están ustedes haciendo. Piensen que no estoy”-
Me interesa el simbolismo que la fotografía es capaz de aunar. Lo lejos que puede quedar la objetividad de la historia contada, la capacidad de inventiva que las imágenes sugieren. La fotografía es un medio artístico, un instrumento de ficción y una herramienta para contar historias que son creativas, que son personales y son subjetivas. Aunque tiene algo que confunde: nadie puede decir que esos elementos que aparecen en la imagen no estuvieran ahí.
-“Ey mamá, mira a ver si puedes con la frente sujetar este huevo contra la pared.”-
***
Marina Celdrán
"Arraigo" 

En botánica, se suele decir que la raíz es el órgano que permite la fijación de una planta al suelo. En mi casa, si te quedas quieto mucho tiempo, alguien te dirá que has echado raíces.
Mis padres nacieron cuando yo tenía diez años. 
A esta edad decidieron continuar sus vidas por separado. Siete años y un montón de papeles después, optaron por llevar el término "separados" más allá de su estricto significado legal.
Tras esta liberación, sintieron tal necesidad de redescubrir de nuevo el mundo que habían dejado en el olvido, que se alejaron 7.859 kilómetros el uno del otro. Para visualizarlo más claramente, cabrían cuatro millones y medio de hombres bajitos en dicha distancia.

En medio de ese enorme trayecto que une Sudamérica con la Europa más fría, quedamos yo y un gato negro que me acompañó hasta que un día, cansado del hastío de una casa semivacía, decidió también independizarse.

Llegado ese momento, decidí esperarles.

Pasaron seis años y ellos nunca volvieron para quedarse. Tras haber vivido en diecinueve casas y un barco, y después de haber dormido en Francia, Italia, Suiza, Inglaterra, Portugal, Venezuela y Estados Unidos, en mi particular búsqueda de algo que pudiese llamar mío, alguien me descubrió que tal vez mi historia no fuese muy habitual, y por ello, sí lo suficientemente especial como para ser contada.
***
Xavier Gil
"Trampa fotográfica"
Trampa fotográfica surge como un paso más en el desarrollo de mis anteriores proyectos, en los cuales había estado investigando alrededor de la muerte y sus procesos de industrialización, y por otra parte, como respuesta a una repentina y urgente necesidad personal de cuestionamiento y análisis del medio fotográfico, el cual, plantea desde su propio funcionamiento, la tensión o incluso el debate ético entorno a los límites de la representación.

La idea emerge de la recurrente analogía entre el acto de fotografiar y el de cazar, en los cuales se ponen en juego unos mecanismos de búsqueda y captura que los relacionan irremediablemente hasta el punto de compartir vocabulario: disparar, visor, fogonazo, ráfaga... 
“Quien observe los movimientos de un fotógrafo munido de una máquina (o de una máquina munida de fotógrafo) estará observando movimientos de caza. El antiquísimo gesto del cazador paleolítico que persigue la caza en la tundra. Con la diferencia de que el fotógrafo no se desplaza en la pradera abierta, sino en la floresta densa de la cultura”
V. Flusser
Por otro lado, además de la cuestión física, puramente material del aparato, existe la cuestión moral, la dimensión ética que plantea el dispositivo en su encuentro con el “otro”, con el sujeto fotografiado. La sola presencia de la cámara, como si de un arma se tratara, es ya de por sí, un ejercicio de poder, casi de violencia hacia el “otro”, sobre quien impone su “visión de la realidad”.
“La visión de la realidad como una presa exótica que el diligente cazador-con-cámara debe rastrear y capturar ha caracterizado a la fotografía desde sus comienzos, e indica la confluencia de la contracultura surrealista y los desdenes sociales de clase media. La fotografía siempre ha estado fascinada por las alturas y los sumideros de la sociedad. Los documentalistas (distintos de los cortesanos con cámaras) prefieren los últimos. Durante más de un siglo los fotógrafos se han cernido sobre los oprimidos y presenciado escenas violentas con una buena conciencia impresionante. La miseria social ha alentado a los acomodados a hacer fotografías, documentar una realidad oculta, es decir, una realidad oculta para ellos.” 
S. Sontag

Dicho esto, Trampa fotográfica trata de diseccionar el acto fotográfico en el afán de profundizar en su papel metafórico en relación con la caza desde estas dos perspectivas: la de la mecánica de la acción y la de la actitud. En esta exploración afrontamos la agresividad, la invasión de la intimidad, el conocer a la presa, esperarla, tender trampas o engañar; la captura, el descuartizamiento y la ostentosa exposicón final.  

El proyecto se ha desarrollado a partir de la experimentación con el dispositivo, diseñando y efectuando la captura mediante una trampa, una trampa fotográfica que permite, por una parte, evidenciar ese estudio de la presa y del espacio, esa premeditación y violencia y, por otra, denota la objetividad del aparato y promueve el fin último, mi fin último, que sería mostrar o exhibir a los sujetos “cazados” como un trofeo, haciendo evidente que la exhibición es inherente a la captura. Esta exhibición, manifiesta y relaciona a su vez, ese último acto, el de la muestra de las capturas, con la caza, que de nuevo, nos remite a los entresijos del medio fotográfico y su ilusión de realidad: el proceso de naturalización de lo que fue (o no), ese recorte o ese instante de vida que se arrebató, esa inmortalización de ese ser que se cazó y que lleva implícito ese acto violento. 

En suma, Trampa fotográfica se presenta como una colección de trofeos caza. En su metodología, cambiar los escenarios pero mantener un cuadro de imagen parecido, aporta esa inercia a la colección; tras tener una presa, vas a buscar otra para colgar en la pared. Ese bucle, que pudiera ser infinito, esa reiteración, evidencian el coleccionismo de trofeos caza-fotográficos y sus triunfos. 
No voy a tirar la piedra y esconder la mano: soy fotógrafo y todavía cazo.
www.xaviergildalmau.com
***
Jordi Barreras
"Murallas"
"La serie “Murallas” se presenta como un retrato alegórico de la comunidad china donde muestra el aislamiento como su modelo de alteridad. Retratos que recogen un momento psicológico del personaje, en los que se trata de penetrar en sus pensamientos,mostrando unmomento emocional ypersonal. Fotografías que discurren a medio camino entre la formalidad del retrato posado y la frescura de la foto robada. La intención no es la de expresar la personalidad del individuo sino despojarlo de la misma, mostrando escenas donde el personaje se manifiesta de manera inexpresiva. En este sentido podemos hablar de un no-retrato, donde el significado emocional del personaje no se encuentra en el individuo sino en el colectivo configurando así un retrato sociológico.
El método de aproximación fotográfica transita en el ámbito de la observación participativa en busca de la síntesis entre los polos opuestos, apostando por los elementos complementarios que discurren entre la observación y la participación, entre la subjetividad y la objetividad. Una fotografía más reflexiva que emocional que invita al espectador a cuestionarse la realidad que habita. La actitud durante la toma se centra en el respeto por las condiciones de la escena, la no-presencia , la invisibilidad y la intervención sutil . El estilo fotográfico no pretende afincarse en ninguno en particular sino diluirse en los territorios de la dispersión artística".
***

No hay comentarios: